Joven crea dispositivo que convierte el agua salada en potable y al mismo tiempo da luz

El Gran Premio del Lexus Design Award 2021, lo ganó el arquitecto neozelandés Henry Glogau, recientemente graduado en la Royal Danish Academy de Copenhague, por la presentación de su “Destilador solar portátil” (Portable Solar Distiller).

Esta especie de sombrilla invertida, puede proporcionar hasta 18 litros de agua potable por día, utilizando agua de mar o agua contaminada. El novedoso artilugio, les permitirá a los residentes en lugares remotos o de bajos ingresos y tener acceso a los recursos básicos, en zonas donde las empresas privadas se adueñan de casi la totalidad de los suministros esenciales.

La propuesta de la afamada marca de autos de lujo japonesa “Lexus”, era que el proyecto fuera: anticipar, innovar y cautivar. Se presentaron 2,079 ideas de creadores de 66 países, siendo el modelo expuesto por Henry, el que mejor se ajustaba a esos requerimientos.

Cómo trabaja el destilador portátil solar

Construido con materiales simples, este dispositivo para el suministro de agua potable y energía eléctrica, solo requiere de la luz solar para la transformación.

El modelo prefabricado consta de un dosel para contener el agua, un embudo interno para recoger el líquido y una estructura de soporte de bambú.
La tecnología en la que trabajé, es el ciclo hidrológico que probablemente todos hemos estudiado en la escuela. No intervine para producir nada nuevo. Este sistema ha estado en funcionamiento durante millones de años. Intenté imitar eso en un entorno controlado (sic).

Dice Henry Glogau

Se basa en los procesos de evaporación y condensación, como forma de desalinización y purificación del agua. Se utilizan dos lonas plásticas de 2,4 metros superpuestas y sostenidas por una estructura de bambú que las separa algunos centímetros. En la inferior, se coloca el agua (de mar o contaminada) y la luz solar, por medio de la evaporación, separa el agua dulce y los contaminantes.

El agua potable se deposita en la lona superior y es almacenada en un recipiente, para luego ser expedida a través de un grifo. El excedente de agua salada, se utiliza para retroalimentar baterías de sal, pudiendo generar electricidad y usarlas como LED por las noches.

El artefacto se puede armar en 30 minutos, e incluso por sus generosas dimensiones, puede usarse para protegerse de los rayos solares durante el día

Nacho Velardi
Escoge un trabajo que te guste, y nunca tendrás que trabajar ni un solo día de tu vida.

Lo más leído

Artículos relacionados